Club Newman. Llegar a las semifinales, un deseo posible