Locales, sin serlo: cómo mandar en un estadio que no les pertenece