Loffreda: "Los All Blacks siguen siendo humanos"

El técnico argentino destacó que los Pumas obligaron a Nueva Zelanda a equivocarse
Diego Mazzei
(0)
3 de diciembre de 2001  

Difícil escrutar sensaciones en el gesto de Marcelo Loffreda, pues su seriedad habitual luce inmodificable. La oportunidad histórica se escurrió apenitas y el entrenador principal del seleccionado argentino bucea en la frialdad de sus palabras y busca motivos que le expliquen por qué los All Blacks birlaron en el final la hazaña de los Pumas.

"Fueron 79 minutos positivos y un minuto en el que se nos escapó por muy poco. El planteo fue correcto y el equipo lo llevó a cabo con una enorme entrega y sacrificio. Así, en algunos momentos tuvimos a maltraer a uno de los tres mejores equipos del mundo. Pero lamentablemente repetimos lo que les pasa muy seguido a los equipos argentinos: Nos faltó tan poco... ", señaló el entrenador argentino, dejando entrever un costado de lamento en sus frases.

La elite mundial no parece tan lejos de los Pumas. Esta sensación se confirmó en cada una de las 60.000 personas que maquillaron de la mejor forma al Monumental. Loffreda tampoco tiene dudas de la evolución. "Es cierto que si no hay resultados positivos, se pierde el interés, la gente por ahí deja de venir... Hubiera sido muy bueno ganar, pero fue positivo lo que se hizo. Jugamos al mismo nivel que ellos y en algunas situaciones se sintieron presionados y los forzamos a cometer errores. Los All Blacks siguen siendo humanos...", comentó Loffreda.

Se sabe que el margen de error ante Nueva Zelanda debe reducirse a cero. Y Loffreda adhiere a esta cuestión: "En este nivel, las mínimas distracciones se pagan caro. Si podemos hablar de que cometimos tres fallas en todo el partido, ésos fueron los que nos costaron la derrota".

Loffreda mira hacia adelante de manera positiva. "El objetivo es el Mundial de 2003. Para ello es necesario seguir en esta recta ascendente", expresó, y se refirió también al calendario argentino, que contempla ahora varios meses sin competencia. "Es difícil mantener el nivel cuando uno no está permanentemente en actividad. Un rugbier ve decaer sus destrezas cuando está dos o tres meses sin jugar y más difícil es para un equipo, pues hay mecanismos que deben funcionar aceitadamente."

También el capitán argentino, Lisandro Arbizu, sacó conclusiones positivas a pesar del traspié: "Da un poquito de bronca, pero este es el camino para llegar bien posicionados al 2003. De jugar con éstos equipos se aprende mucho". Y destacó el progreso en la marcación: "Desde el Mundial de Gales evidenciamos una notable mejoría en la defensa".

En la voz del coach y del capitán argentinos, la premisa es ambiciosa: es muy bueno lo hecho, pero el nuevo paladar Puma ya exige más.

Otros Protagonistas

José Orengo: "Duele saber que podríamos haber ganado este partido, pero nos afianzamos en muchas cosas. Es gratificante saber que funcionamos bien en la mayoría de los aspectos".

Rolando Martin: "Uno sentía que hoy era el día. Hicimos todo bien. No sé si volveremos a tener una oportunidad así. Estamos un poco tristes por el resultado, pero jugando de esta manera los Pumas lograrán grandes cosas. Todavía no tocamos nuestro techo".

Ignacio Corleto: "Por un lado hay bronca y por el otro, alegría, porque perdimos, pero demostramos que podemos jugarles de igual a igual a los All Blacks. Dejamos todo y siempre tratamos de imponer nuestro ritmo. Es positivo que la mayoría de nosotros esté en el exterior, porque uno está las 24 horas pensando en el rugby y eso te permite avanzar muy rápido".

Daniel Baetti (coach): "Los chicos cumplieron el plan de juego de manera extraordinaria. Si lo analizamos en caliente, el partido se nos escapó y estamos mal; si pensamos en la evolución que tuvo el rugby argentino, es para ponerse contentos".

Gonzalo Longo: "Quizá, nunca más en la vida se nos vuelva a presentar una situación de este tipo. Ellos son muy duros; es difícil aguantarles el ritmo, pero reaccionamos cada vez que nos marcaron puntos. Nuestras mayores virtudes estuvieron en la presión que les metimos y en el tackle".

Mauricio Reggiardo: "Faltó muy poquito, apenas dos minutos para que nos quedáramos con la gloria. Esos dos minutos dividen la gloria de la derrota. Por ahí, hasta fue bueno para nosotros el no haber ganado, porque todavía tenemos que seguir mejorando. Igual, duele mucho perder así".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.