Los Pumas cerraron el año con una sonrisa: sin brillar, vencieron a Italia