Los Pumas: las claves de la reconstrucción para el segundo partido del Mundial

Los Pumas deben trabajar duro en la confianza y ajustar detalles técnicos esenciales tras la caída ante Francia; hay cambios a la vista
Los Pumas deben trabajar duro en la confianza y ajustar detalles técnicos esenciales tras la caída ante Francia; hay cambios a la vista Fuente: AFP
Jorge Búsico
(0)
23 de septiembre de 2019  • 11:00

TOKIO.- El calor se pega en la piel en el comienzo del otoño en Tokio. La transpiración de la derrota todavía se pasea por cada hueso y cada músculo de los integrantes de los Pumas. La vuelta al Rhiga Royal Hotel tras unas horas libres hasta la tardecita del domingo, que a la mayoría los volvió a juntar para ver el partido que contuvo a los próximos rivales -Tonga e Inglaterra, en ese orden-, fue una escala para la tarea de reconstrucción que comienza este lunes. Será en Osaka donde los Pumas empezarán a juntar cada pedazo de lo que quedó dañado del partido con Francia para rearmar un camino que todavía alberga esperanzas. Ese es el primer chip que hay que instalar: no está todo perdido.

Una vez recorridos los 400 kilómetros que separan Tokio de Osaka, sede del test ante Tonga el próximo sábado, Mario Ledesma y su staff empezarán a poner en marcha una serie de decisiones que seguramente ya habrán elaborado, algo más fríos, antes de instalarse en el New Otani Osaka. Está claro que habrá cambios. Los iba a haber también si se le ganaba a Francia. Ahora quizá se barajen otros nombres y otro número. Pero la rotación, cualquiera sea, es una necesidad por dos cuestiones: descanso y la posibilidad para el entrenador de cotejar con la competencia cuáles son los mejores 23 para enfrentar otra semana más tarde, de vuelta en Tokio, a Inglaterra.

¿Reconstruir el juego ayuda a fortalecer la cuestión mental o es al revés? Está claro que los Pumas necesitan mejorar los dos aspectos. Ambos estuvieron en déficit en el primer partido. Se le pudo ganar a Francia, es verdad, pero también es cierto que con el encuentro jugado, Francia era un rival al que se lo podía vencer si los argentinos establecían autoridad desde el arranque.

Ledesma y el plantel; la rotación ante Tonga es una necesidad
Ledesma y el plantel; la rotación ante Tonga es una necesidad Fuente: Reuters

Ledesma, y en los argentinos en general, creen que la confianza se gana en el campo de entrenamiento. No descartan, pero tampoco profundizan, otros métodos, como sí hacen hincapié, por ejemplo, los All Blacks. El ex hooker recurrió a un especialista para fortalecer la identidad cuando llegó a Jaguares. En los Pumas trabaja también con otro profesional pero no con el plantel. Quizá sea un punto a revisar en el futuro, pero lo cierto es que si lo que no había que fallar el sábado era en lo mental, en lo primero que se falló fue en eso. Las desconcentraciones del primer tiempo significaron el comienzo de la derrota.

Alguien muy cercano al plantel decía ayer que "jugaron mal, pero no merecían perder". Es una buena síntesis, pero no alcanza para lo que está en juego y lo que estaba en ese partido. Los Pumas perdieron un porcentaje de la clasificación, pero las posibilidades seguirán en pie siempre y cuando jueguen 80 minutos superiores en los tres encuentros que restan. Si se le gana a Tonga, un rival altamente accesible al que ayer Inglaterra venció 35-3 con bonus, habrá un impacto de confianza porque se cortará con una racha de 10 derrotas consecutivas en test-matches (11 si se cuenta el partido con los Barbarians, en noviembre) para luego afrontar lo que ahí sí será una final: el duelo con los británicos.

Da la sensación que al menos para el sábado próximo, el equipo necesita un refresh , y eso se lo pueden dar aquellos que han jugado menos en lo que va de la temporada. Y por lo visto ante Francia, quizá venga más por el lado que más flojo estuvo: los backs. Pero también es posible que haya que preservar a algún forward fundamental para la batalla con los ingleses, sobre todo teniendo en cuenta que el pack fue el que llevó todo el peso en los últimos 80 minutos, además de ser el principal responsable de la remontada que casi da la victoria.

Argentina comprometió su clasificación tras perder ante Francia
Argentina comprometió su clasificación tras perder ante Francia Fuente: Reuters

Suele decirse, y con razón, que nunca hay que dar por muertos a los Pumas. La historia refleja que en los peores momentos fue cuando más salieron a flote. Esta es otra gran oportunidad. Especialmente para los líderes. Lo que resta de la Copa del Mundo determinará en qué franja de nivel está el seleccionado argentino.

Otro tema que no puede escaparse es el de los fallos de los árbitros. Ledesma dijo en caliente lo que dijo y si bien puede no compartirse las palabras, hay que entender en el contexto en que las lanzó. No fue el único. Juan Figallo y Tomás Cubelli también fueron duros y en parte tienen razón. No se perdió por el arbitraje, pero hubo fallos que perjudicaron a los argentinos. Es verdad cuando Cubelli enfatiza: "Vienen a decirnos de la World Rugby una cosa, la hacemos, y después en la cancha cobran distinto". Los Pumas son un equipo leal. Se ha mejorado notablemente en la disciplina, luego de un par de temporadas plagadas de penales, amarillas y rojas. Hubo un trabajo intenso y serio de staff y jugadores. El sábado, por ejemplo, cometieron sólo 5 penales. Y la verdad es que en el rugby de hoy, el super profesional, se ven innumerables trampas, sobre todo en la zona de definición del ruck, que los árbitros dejan pasar según la camiseta. La entidad que rige el rugby, tan preocupada en cambiar las reglas todo el tiempo, tiene que hacerse cargo de esta situación. El arbitraje es profesional en este nivel. No se trata de hacer hincapié y barullo alrededor de esto, pero hay que remarcarlo porque sucede.

Los Pumas tienen que aprender a convivir con esto y quizá hacerse oír más afuera de la cancha. Un recuerdo. Antes del Mundial 2007, Marcelo Loffreda y Daniel Baetti pidieron una reunión con el jefe de los árbitros, el neocelandés Paddy O'Brien, y le llevaron una pila de videos en los que mostraban cómo los árbitros sancionaban distinto en determinadas situaciones del juego, en aquel entonces en el scrum. Los Pumas de Bronce no tuvieron problemas con los arbitrajes.

No son pocas las cuestiones para abordar en esta semana que empieza hoy. No se puede afirmar que hay que arrancar de nuevo, pero sí que reenfocarse. Habrá que trabajar duro en la confianza y en ajustar detalles técnicos esenciales, sobre todo en la toma de decisiones, en la defensa y en las variables de ataque, estas últimas nulas en el partido con Francia. La historia ofrece una puerta que todavía no se cerró.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.