Los Pumas: en el comienzo de una nueva era

La UAR aprobó un régimen especial para los jugadores y los técnicos de la selección, que a partir de ahora contarán con más beneficios, aunque aún no se hayan abierto del todo las puertas al profesionalismo
(0)
9 de diciembre de 2001  

A mediados de 1995, casi inmediatamente después de que los Springboks levantaron la Copa William Webb Ellis destinada a los campeones del mundo, la International Board liberó el profesionalismo. Legalizó así una situación que en muchos países se vivía a escondidas desde hacía varios años. La Argentina, en cambio, no sólo rechazó esta apertura, sino que hasta le costó un buen tiempo plantearse el tema de si los Pumas o los clubes podían lucir publicidad en sus camisetas (se aceptó en septiembre de 1997).

Los cambios siempre se demoraron en el rugby de nuestro país, y si bien ahora se acaba de realizar una histórica reforma estatutaria, al establecer un sistema semiprofesional , aún se continúa detrás de los líderes de este deporte, con los que sí se compite de igual a igual dentro de una cancha; como ocurrió hace tan sólo ocho días en el estadio de River frente a los All Blacks.

En la asamblea de la UAR de Paraná, los presidentes de las uniones provinciales aprobaron por unanimidad un sistema especial para los jugadores y los entrenadores de los Pumas , que recibirán asignaciones mientras estén afectados a los compromisos. La novedad pasa porque se legalizó y quedó pautado en el estatuto el régimen actual , aunque con una salida para buscar nuevas posibilidades para obtener más recursos.

La gran diferencia de la flamante normativa -tiene una vigencia de dos años- es que los coaches son los únicos que podrán recibir un contrato mensual o anual por sus tareas; hasta el momento tenía los mismos beneficios que sus dirigidos.

En este sentido, vale aclarar que la transformación solamente alcanza a los Pumas y a sus entrenadores; ninguna medida es para los seleccionados provinciales y mucho menos para los clubes , áreas en las que la mayoría defiende el amateurismo, con la excepción, en algunos casos, de poder llevar publicidad en la indumentaria y usar estática en la cancha.

El presidente de la UAR, Miguel Servera , dio algunas precisiones: "Es un paso que el rugby argentino se merece; así, el seleccionado podrá continuar en su línea ascendente. Los jugadores no van a tener un contrato con la Unión, pero como ahora estamos habilitados para negociar, sí se tratará de desarrollar nuevos beneficios. Los fondos para las asignaciones van a aparecer de manera ordinaria: se utilizarán los aportes de la televisión y, por ejemplo, se podría hacer una explotación del merchandising o de la imagen de los jugadores y de los Pumas, dos variantes que hasta ahora estaban prohibidas".

Servera profundizó en el tema: "Todos éstos son ingresos a futuro, y el consejo directivo se encargará de diagramar cómo será el proyecto de asignaciones, que deberá ser aprobado en la asamblea ordinaria de marzo próximo por el 51% de los votos -dentro del consejo se necesitan los 2/3 de los sufragios -. Otra alternativa sería condicionar el valor de las retribuciones a los jugadores de acuerdo con la categoría del rival; a la vez que se conservarán las becas -de estudio y laborales-, la cobertura médica prepaga y los seguros".

Uno de los Pumas involucrados en este régimen especial, el hooker Federico Méndez, dio su impresión: "Sin duda, se dio un avance, aunque para estar en coincidencia con lo que sucedió en el mundo se tendría que haber dado, por lo menos, en 1996. Este cambio en el estatuto es más bien algo formal , porque antes no había nada reglamentado; pero ahora nos queda resolver a nosotros con los dirigentes cómo siguen las cosas. Los Pumas ya dimos bastantes muestras de que merecemos un trato especial, con mejores condiciones para poder dedicarnos de lleno a mejorar el juego".

Datos

EL AÑO QUE MAS GANARON

Luego de la visita a Inglaterra, a fines del año último, los Pumas decidieron nombrar un representante, el abogado Marcelo Ruiz, y éste lleva adelante las negociaciones con los dirigentes.

Esta temporada fue cuando más dinero recibieron los Pumas. En concepto de viáticos ($ 200 por día de concentración en el país y cada jornada de gira) y premios (se estrenó en la gira por Gales y Escocia), los rugbiers que participaron de todos los compromisos del año (desde el Panamericano al test-match en River con los All Blacks) obtuvieron unos 15.462 pesos; el año último se les dio, aproximadamente, unos $ 8500.

En este régimen hay que incluir a parte del staff del seleccionado: los entrenadores Loffreda y Baetti, el preparador físico, el médico y el fisioterapeuta. El secretario de selecciones, un asistente y el jefe de prensa están contratados por la UAR.

La discriminación de las asignaciones durante 2001 fue más o menos así: $ 86.000 por el Panamericano, la gira por Nueva Zelanda y el cotejo con Italia, y unos $ 6862 por el tour a Gales y Escocia y el test-match en River.

CON PREMIOS

En la visita a Gales y Escocia se inauguró la entrega de premios ($ 700) para los 22 jugadores nombrados para un test-match, pero los rugbiers decidieron dividir los $ 30.800 entre los 29 integrantes de la selección (así, cada uno recibió $ 1062). Para el partido con los neozelandeses el premio fue de $ 1000.

FUERA DE LA CANCHA

Los hombres de los Pumas no pueden participar de publicidades, excepto que se trate de un sponsor de la UAR (y deben hacerlo de a tres jugadores). Los únicos en condiciones de tener contratos con empresas son los que actúan en el exterior -se rigen por las normas de la IRB-. Algunas de las relaciones comerciales individuales son: Pichot y Quesada hicieron una promoción con Peugeot; Arbizu y Quesada tiene un vínculo con Telefónica, y Contepomi, con Ciudad Internet.

Otras relaciones -en algunos casos son estrictamente comerciales y en otras hay sólo entrega de indumentaria, por ejemplo- son la de Pichot con Adidas y su página de Internet (apichot.com); Arbizu y Méndez con Nike; Contepomi y Albanese con Topper; Quesada participa como columnista en la Web de la página Rugbytime.com (es de uno de sus hermanos).

EL PRESUPUESTO

La UAR tiene un presupuesto aproximado de $ 5.000.000, y el 80% de esa cifra es generado por los Pumas, pero al seleccionado se destina sólo el 15% de dicho monto. Dentro de los fondos que manejaba -con el nuevo estatuto cambia todo- la Subcomisión de selecciones se incluía, por ejemplo, todos los combinados nacionales (mayores y juveniles), los equipos de seven y un par de empleados de la Unión.

INGRESOS

Aunque todavía no se hizo el balance de 2001, la UAR tuvo interesantes ingresos, especialmente del grupo de auspiciantes principales: VISA ($ 500.000), Topper ($ 380.00 con ropa incluida), Peugeot ($ 180.000), Heineken ($ 250.000 por entregar la copa en el test con Italia y con Nueva Zelanda) y Shell ($ 250.000 por tres años). Por otros sponsors (Société Générale, Paso de los Toros, Direct TV, Telefónica, OCA y Baggio) se obtendrían unos $ 2.500.000. Por la venta de tickets para el partido ante los All Blacks se recaudaron unos $ 800.000.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.