Los Tilos, esta vez por los backs

No le resultó sencillo superar a un rival aguerrido y dinámico como Lomas, pero se impuso por 49-27 y, debido a la derrota del CASI, regresó a la vanguardia
(0)
18 de mayo de 2003  

LA PLATA.- El vestuario de Los Tilos se convirtió de golpe en un hervidero lleno de euforia y optimismo. Y no era para menos, porque, además de haber ganado con altibajos su encuentro frente a Lomas por 49-27, llegaba desde San Isidro la noticia más anhelada: la derrota del CASI ante Newman (ver página 17), resultado que le devolvía al conjunto tilense la vanguardia de la Zona A.

Pero hasta ese momento nadie había podido escaparle al sufrimiento en la cancha del Barrio Obrero, pues no fueron pocas las contingencias por las que tuvieron que atravesar los hombres de La Plata para vencer a un aguerrido y dinámico conjunto como Lomas.

Desde el arranque se observó que el equipo visitante sería un contrincante de fuste para el ahora puntero. Con velocidad y movimientos continuados hacia los tres cuartos, el perdedor encontró los espacios para llegar al try.

Pero al contrario de lo que sucedió en Benavídez frente a Newman, Los Tilos le respondió a Lomas siempre con la misma moneda : cada vez que éste cruzó la línea de mitad de cancha, aquél regresó con puntos en su favor.

El partido se hizo de ida y vuelta, aunque los delanteros locales no tuvieron el protagonismo alcanzado en anteriores jornadas. Fue por eso que las acciones del anfitrión en esta ocasión pasaron mucho más por las manos de los backs que por las de los forwards.

Le costó bastante tiempo a Los Tilos definir el pleito en la segunda mitad, pero lo hizo con autoridad y, sobre todo, con mucho tackle en el centro de la cancha, una deuda que tenía pendiente.

Hasta los 20 minutos de la etapa final, el cotejo continuó parejo y con resultado incierto. Pero a partir de ese momento apareció la figura del medio-scrum, Matías Albina, para conducir con resolución y viveza el destino de sus compañeros.

Los tries de Herrera, Fernández y Castagnet se gestaron en jugadas que sorprendieron a su oponente. No sólo a causa de la justeza y la precisión con la que fueron elaboradas, sino también porque los responsables de la definición resultaron los tres cuartos y no los ocho de adelante, como normalmente nos tiene acostumbrados el conjunto platense.

El try de Javier Kustra sólo sirvió para que Lomas pudiera sumar su punto bonus y para la estadística, ya que a esas alturas el partido estaba totalmente definido a favor del local, que festejó con prudencia y sobriedad un triunfo que necesitaba para recuperar su andar ganador. El último silbatazo del árbitro Sandoval sonó para que Los Tilos volviera a la punta del torneo.

El recuerdo del golpe propinado por Newman en la fecha anterior quedaba en el pasado y ahora, más que nunca, los hombres de camisetas verdes y amarillas miran hacia el futuro con optimismo. Claro, nuevamente están en lo más alto de la tabla de posiciones.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.