Los Tilos, gracias a los más pesados

Con una gran tarea de sus forwards, el equipo platense le ganó a Belgrano 25-21 y sigue como líder de la Zona A
Diego Mazzei
(0)
4 de mayo de 2003  

LA PLATA.- Avanza con fuerza, con la misma perseverancia que demuestra su pack para corroer oponentes. Ora con distracciones que le quitan holgura a los números finales, ora con un argumento de juego que no brinda demasiado margen para el lucimiento, Los Tilos se las ingenia igualmente para marcharse siempre victorioso y continuar al frente de la Zona A.

A los sofocones que sufrió en su triunfo por 25-21 frente a Belgrano, el conjunto platense respondió con la solvencia de sus delanteros y unos pocos atisbos de los más livianos, que aún no encuentran soltura ni una coordinación total para aportarle variantes al andamiaje.

Belgrano, con sanas intenciones de un juego desplegado, exageró en varias oportunidades en eso de afrontar riesgos. Además, se sintió condicionado desde el comienzo por la excesiva rigurosidad del árbitro Marcelo Pilara, que ya a los 12 minutos advirtió a los visitantes que no toleraría infracciones contra el juego.

La sucesión de amonestaciones que sufrió Belgrano (tres en total) lo dejó con un jugador menos durante media hora. Demasiada ventaja frente a un rival como Los Tilos, que contó con el debut del apertura Alardi (con altibajos) y que se apoyó en la dinámica de Andreu y de Pardo para torcerle el brazo al libreto de lirismo que se le oponía.

La paridad del primer tiempo (10-7) se quebró con un par de conquistas consecutivas del local. La primera llegó con una corrida espectacular de Pardo, que transitó media cancha haciendo rebotar a cuanto rival se le interpuso. Inmediatamente, llegó otro golpe para Belgrano, que entretuvo la pelota en el centro de la cancha y Fernández aprovechó las dubitaciones para robar y apoyar.

Pero al mismo tiempo que se imponía por peso propio, a Los Tilos le surgieron grietas preocupantes. Hizo un try y en la jugada siguiente recibió otro. Le ocurrió dos veces. Una fue por una acción de Fossati (es el más desequilibrante de Belgrano, pero ayer abusó un poco en sus iniciativas anárquicas ); la otra, luego de un try de Marchioni (tras gran acción de Pardo), en una picardía de Querol pegado a la base.

La falta de confianza para abrir la pelota es una de las deudas del puntero. Los Tilos, igual, se sostiene por la fuerza de los pesados. Hasta ahora, nadie le discute el liderazgo.

Newman, otra vez en el cierre

Así como ocurrió en la fecha pasada frente a CUBA, Newman dio vuelta un marcador adverso en los últimos minutos y venció a Hurling. El conjunto visitante dominó el scrum y desniveló con la velocidad de Arteaga, pero los hombres de Benavídez festejaron en el epílogo por las conquistas de Garat y Cordone.

Pucará, con un penal agónico

En un encuentro muy parejo, fue la buena puntería de Matías Bai la encargada de desempatar el marcador y darle un valioso éxito a los locales. El centro de Pucará convirtió un díficil penal, en tiempo adicionado, aprovechando lo que poco antes había desperdiciado Buenos Aires.

San Luis al fin se dio el gusto

Luego de cuatro caídas consecutivas, San Luis (Mamblona renunció como entrenador) pudo respirar profundo y exhalar su grito contenido. Venció a Lomas y, pese a no jugar con solvencia, le bastó para salir ganador. Este triunfo quizá le sirva para despegar definitivamente del fondo de la tabla.

Champagnat, el más productivo

Con las buenas combinaciones de los backs y los penales de Agustín Durand, Champagnat sacó durante el primer tiempo una diferencia (21-5) que resultaría decisiva.

Banco Nación tuvo actitud, pero fue impreciso en el traslado y no encontró espacios para vulnerar la sólida defensa local.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.