Los Tilos, tan sólo por un poco de lucidez

En un encuentro de muy bajo vuelo, el conjunto platense superó al CASI y consiguió el pase a la rueda decisiva
(0)
25 de mayo de 2003  

Podía esperarse algo más. Se podía pretender, sin ser exigente en demasía, ver un buen espectáculo al tratarse del choque entre los dos conjuntos dominantes de la Zona A. Pero todas esas sensaciones fueron devastadas por la intrascendencia.

Como contagiados por la baja temperatura, los protagonistas no lograron entibiar un poco -aunque más no sea- el ambiente. Será una actuación olvidable para ambos, excepto por cuestiones estadísticas para Los Tilos, pues con la victoria ante el CASI (17-6) se aseguró un lugar entre los siete mejores, mientras que el traspié del Atlético favoreció el ascenso al segundo puesto y la clasificación del SIC.

En la más absoluta irrelevancia transcurrió la etapa inicial. No pasó nada de nada. El CASI dispuso de una leve ventaja en la posesión, pero como exclusivas acciones de riesgo se recuerdan una escapada de Zaldívar Posse, detenido cerca de la bandera derecha, y una combinación entre Alardi -ejecutó un pase larguísimo- y Marchionni, que no supieron cómo resolver.

Los platenses sólo mostraron efectividad para defenderse, porque la creación fue nula. Alardi erró un intento factible a los palos y la puntería de Raiteri tampoco dio confiabilidad (acertó dos de cuatro penales).

El intervalo sirvió para recomponer las posturas, y los visitantes entendieron rápido cuál era la solución: se encendieron los forwards y el resto se contagió. Pardo ganó la pelota en un line y con la atropellada del maul, Barán anotó una conquista estimulante. Pero los momentos de inspiración surgieron irregularmente. Una corrida de Pardo culminó con el try decisivo de Luis Silva, que cambió la dirección de la carrera cuando lo salieron a marcar.

La inexpresividad del Atlético ,provocada por la inconsistencia del pack y del estatismo (no tuvieron profundidad) de los backs, nunca pudo ser corregida.

El terreno jugó en contra

"El estado de la cancha fue determinante. Estaba muy blanda, te enterrabas hasta los tobillos; en esas condiciones fue imposible para los dos jugar bien. Así y todo, ganamos porque fuimos más precisos e inteligentes", expresó Matías Albina, N° 9 de Los Tilos.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.