Marcelo Loffreda: “Vamos a tener que mejorar mucho”

El entrenador remarcó los desajustes del sábado último, y puntualizó los aspectos por corregir
(0)
22 de junio de 2002  

La euforia de los triunfos no consiguen empañar su vista. Fiel a su estilo cauteloso, pero decidido, Marcelo Loffreda no es partidario de minimizar las fallas y hacer como que todo está bien. Los grandes desafíos estimulan su capacidad, y para el entrenador de los Pumas aún quedan pruebas difíciles.

En la preparación para el test con Inglaterra hubo una significativa autocrítica. Preocuparon los altibajos ante Francia, el último sábado: “Perdimos varias veces la pelota; a pesar de tener superioridad, no jugamos bien en la base del scrum (no atacamos por el lado contrario al que se arroja el balón); no provocamos un juego estructurado en los códigos y jugadas preestablecidas, y en los últimos 10 minutos dimos demasiadas ventajas...”

–¿No quedaste conforme?

–Sí que quedé conforme; porque el compromiso que teníamos era, por lo menos, mantener el nivel que alcanzamos ante los All Blacks (en el cierre de 2001), y en varias cuestiones lo conseguimos. Algunas cosas las compensamos con otras; por ejemplo, la recuperación de la pelota fue buena (capturamos 30) y en todo el partido hicimos 100 tackles y estuvimos bien organizados, excepto en la parte final.

–La obligación será superarse.

–¡Totalmente! Para decir que jugamos bien ante Inglaterra, vamos a tener que mejorar mucho la produccción del último sábado.

–¿Qué no se puede repetir?

–Con Francia no supimos mantener la diferencia, entramos en una vorágine a la que nos llevaron ellos... ¿para qué lo hicimos, si no teníamos ninguna necesidad? Con los ingleses o ante cualquiera de los grandes equipos no podemos jugar al ritmo que ellos proponen, porque no estamos acostumbrados al ataque por ataque de una manera excesiva.

–¿Qué te preocupa más de los ingleses?

–Mirá, tienen un juego bastante similar al de Francia, pero más estructurado. No cuentan con la improvisación de los franceses, pero no dejan nada librado al azar. Tienen una destreza técnica impresionante, juegan muy bien individual y posicionalmente. Utilizan a la perfección el ancho del campo, tratando de desbalancear la defensa. ¿Otras aptitudes a las cuales prestarles atención? Son peligrosos en la cola del line y si a los backs les das unos centímetros te complican.

–¿Y cómo piensan contrarrestar todo eso?

–Vamos a tener que jugar con la misma presión defensiva que ejercimos ante Francia y a tratar de no distraernos. Habrá que ser muy duros en el juego agrupado, aspecto en el que me parece que podemos tener las oportunidades para prevalecer.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?