Mundial de rugby. El boom de las redes: Instagram se metió en la cancha y un programa es la sensación

Las redes sociales fueron cobrando cada vez más protagonismo y los jugadores comparten sus experiencias
Las redes sociales fueron cobrando cada vez más protagonismo y los jugadores comparten sus experiencias Fuente: AFP - Crédito: Adrian Dennis
Jorge Búsico
(0)
28 de septiembre de 2019  • 08:00

OSAKA.- Elma Smit invita a seguirla y es imposible no hacerlo. Preparada, eficaz, simpática y con un excelente manejo frente a la cámara, la atractiva sudafricana es una de las grandes protagonistas de la Copa del Mundo de Japón. Pero no en el verde césped sino en otra cancha, a la que World Rugby atiende con especial importancia en su necesaria búsqueda de llevar este deporte a la mayor cantidad de gente posible y de captar nuevos mercados. Smit conduce la gran novedad que presentó la organización Rugby World Cup en su arribo al continente asiático: un programa diario de 9 minutos y medio que se sube a Instagram y que es una joya en su contenido, producción y edición. Smit, muchas veces acompañada por ex jugadores como el sudafricano Bryan Habana y el galés Shane Williams, es la que le da el swing necesario a un formato que combina las tradiciones de este país con el afuera del rugby.

La red social en la que todos nos creemos fotógrafos es la favorita de esta Copa del Mundo. Ya quedaron atrás Facebook (que recién aparecía para Francia 2007) y Twitter (estrella en Nueva Zelanda 2011 e Inglaterra 2015). Si bien la conducción del rugby no la dejó de lado para Japón, considera que muchas veces -especialmente por los trolls- se vuelve en contra.

Pero no es solo con el programa en Instagram con el que la World Rugby está haciendo punta en Japón. La llegada a este gigante tecnológico merecía más. Y lo hay. El try de los All Blacks a los Springboks captado en 360 es una de las acciones más viralizadas en estos últimos días. Se trata de imágenes creadas por la empresa Canon -patrocinadora de la RWC- mediante su Free Viwepoint Video System Canon Inc. Para ello se ubicaron cámaras de alta resolución alrededor del estadio que están conectadas a una red y controladas por un software que captura simultáneamente el juego desde múltiples puntos de vista. Cuando los ABs empiezan a jugar la pelota después de un line es como estar corriendo junto a ellos. O viendo la PlayStation. Impresionante.

El objetivo de la WR es, especialmente, captar a chicos y adolescentes de todo el mundo. En esta Copa del Mundo hizo debutar a dos redes que apuntan a ese sector: Snapchap y Tik Tok. Esta última, creada hace dos años y que en 2018 conquistó a millones de usuarios especialmente en Asia, permite compartir videos musicalizados de corta duración. "Estamos muy bien en las dos", le dice a LA NACION Agustín Pichot, quien está viviendo su primera Copa del Mundo como peso pesado de la entidad madre del rugby. El vicepresidente -¿y futuro presidente?- ha estado atrás de todo este dispositivo de comunicación. Es un tema que lo apasiona y lo domina desde que era jugador.

Crédito: Alejo Miranda

"Nos propusimos quitarle un poco la solemnidad que solía tener el rugby. Si bien creo que podemos mejorarlo todavía más, estoy conforme con el trabajo en las redes y con el programa que conduce Elma", cuenta Pichot. Algunos de los trabajos en las redes el rugby los trajo del criquet, otro deporte en el que Smit es una de las caras de la comunicación.

Se suele decir que la Fórmula 1 es la Fórmula 1 de todo. Que siempre está un paso adelante en lo que sea innovación técnica y de comunicación. El rugby fue por ahí. Desde hace 8 meses Marissa Pace, ex F1, es la gerente de Marketing de WR. "Estar disponibles en cuatro idiomas (inglés, francés, español y japonés) y acercándonos a una nueva audiencia es un paso adelante para nosotros".

James Abraham maneja el departamento interno que está al frente de las redes sociales, mientras que la empresa británica Engage es una de las productoras que hace tiempo trabaja con World Rugby, pero que para esta Copa adaptó los contenidos según las directivas encabezas por Pichot. "Queremos hacerlo más diversificado y más joven", agrega el argentino. Para los Sevens, WR firmó un contrato de 4 años con otra productora, Sunset&Vines, con la cual se irá por la misma vía, ya que el juego de 7 llega más fácil y, además, tiene más desarrollado en el rubro femenino.

Fuente: AFP

Para esta edición de Japón también se liberaron las imágenes, que son subidas a YouTube y a Instagram. Los highlights de todos los partidos y las conferencias de prensa antes y después de cada encuentro están disponibles para el público por primera vez. En tanto, la información -formaciones, síntesis, estadísticas, resoluciones- es brindada copiosamente a través de todas las redes sociales.

World Rugby se ha unido a la decisión de otras grandes corporaciones deportivas de ejercer el rol de dueño absoluto del espectáculo. Por un lado, vende en cifras cada vez mayores los derechos a las grandes cadenas de televisión. Pero ya no son exclusivas de ellas; también de WR. O sea, por un lado mantiene el lado más suculento del negocio -el mayor ingreso llega por esa vía-, y por el otro vende su propio producto y le llega a una audiencia mucho mayor.

Crédito: Alejo Miranda

En una cancha, la televisión, que cada vez junta a más ex jugadores y entrenadores frente a las pantallas y los micrófonos. Las transmisiones de todas las cadenas de los partidos parecen más un tercer tiempo que un formato de análisis, discusión y profesionalismo. La WR impulsa ese modelo. Le conviene, especialmente. Salvo contadas excepciones, hay poca crítica a los equipos de los que formaron parte y tampoco hay suficientes periodistas para ir más allá de lo que establece un resultado o una jugada.

Este es un punto para debatir. Así como por un lado vende las imágenes de sus partidos a la TV y utiliza las bondades y el alcance de las redes sociales para mostrarse de acuerdo a sus intereses, la WR tiene su propio servicio de prensa -redes, estadísticas e informaciones; antes el orden era inverso- para el que contrata desde hace varios años a la italiana Infostrada, recientemente adquirida por el gigante Nielsen. O sea, WR también tiene su agencia de prensa, disponible para todos los medios y periodistas. Pero lo cierto es que en cada Copa del Mundo que pasa, la atención para los que llegan a cubrir el torneo es cada vez más deficiente, restrictiva y muy por debajo de los servicios que se brindan en los Juegos Olímpicos, en el Mundial de fútbol o en la F1, por citar grandes acontecimientos deportivos.

Crédito: Alejo Miranda

Las diagramas de atención a la prensa son casi de compromiso y en los partidos hay más empleados de la WR empecinados en advertir a cualquiera que saca un teléfono o un grabador -no se puede filmar, no se puede salir en directo por ninguna vía audiovisual- que en facilitar el trabajo. Y hay un sistema de voluntarios que no cobran un peso y que por más dedicación que pongan -es admirable la forma en que tratan de solucionar todo, vale acotarlo- no son profesionales. Uno se puede topar, por ejemplo, con un "no se puede filmar la llegada del equipo al hotel" o "tenemos que cerrar" cuando pasaron dos horas del partido y decenas de periodistas están escribiendo sus notas en la sala de prensa.

De todos modos, el desafío del periodismo independiente es entender esta realidad para seguir informando, investigando y contando historias y llegando adonde las grandes corporaciones todavía no pueden jugar. Japón es un escenario ideal para ello.

Pero lo cierto es que World Rugby entiende que esta Copa del Mundo debe ser un antes y un después en cuanto a la difusión y la llegada de este deporte. Está claro que el hecho de que más gente conozca el rugby no significa que lo juegue, pero es un punto de inicio. Japón ya es una experiencia histórica y magnífica. Desde Instagram, Elma Smit dice que recorriendo Tokio está tan contenta como los uruguayos. Es el rugby en otro formato.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.