San andrés nunca fue rival. Newman piensa en grande