Olivos estuvo cerca, aunque le faltó carácter

Los de Munro ganaban, pero el SIC lo resolvió en una jugada
(0)
31 de mayo de 2009  

Un equipo debía ganar y esperar otros resultados para tomar el último tren a la clasificación. El otro venía con el envión de ganar el superclásico y ya estaba en el Top 14. Esos condicionantes se notaron de inmediato. El urgido Olivos empezó con gran actitud, se mostró rápido en los reagrupamientos e intentó atacar las fallas del rival. Sin embargo, no le alcanzó para sumar puntos porque del otro lado estaba la infranqueable defensa del SIC.

Los rastros de varias horas de lluvia forzaron el juego cerrado. Entonces, se quiso avanzar a través de varias fases pegadas a las formaciones o mediante la utilización del pie, táctica que llevaba incluida la búsqueda de una falla del adversario. Así fueron y vinieron, siempre con los de Munro más entusiasmados, pero ambos con los mismos errores de manejo. Los pateadores tuvieron sus oportunidades, pero también debieron lidiar con la pelota pesada y los dos alternaron puntos con penales factibles desperdiciados.

Con las piernas cansadas por el terreno fangoso, cerca de la mitad de la segunda parte los Zanjeros empezaron a dominar: ganaban por tres puntos (6-3) y todo indicaba que lo podían definir. En eso estaban cuando Ilher interceptó un pase y, después de correr más de setenta metros, apoyó bajo los palos. En el momento que menos lo esperaba, Olivos se encontraba en ventaja y con sus hinchas averiguando en las tribunas los resultados de otras canchas. Pero el SIC reaccionó y lo dio vuelta con una corrida final de José López Mañán.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.