Los Pumas tenían todo para ganar, pero se quedaron con las manos vacías