Rugby. Pichot tiene una misión