Por la historia: los Pumas buscarán su primer éxito ante Sudáfrica

Hoy, desde las 10 hora argentina, jugarán el test-match frente a los Springboks, luego de la gran actuación del miércoles último
(0)
29 de junio de 2002  

PRETORIA, Sudáfrica.- "Excelente kick Gonzalo", exclama Daniel Baetti , después de que Quesada demuestra estar afinado . La práctica en el campo auxiliar del imponente Loftus Versfeld continúa, y en la siguiente jugada es Marcelo Loffreda -el otro coach nacional- el que queda complacido: "Buena, muchachos, muy buena. Así me gusta".

Lo que sucedió durante el ensayo final de los Pumas (duró casi dos horas) fue un síntoma positivo en la vigilia del gran desafío de hoy, en Springs, a unos 80 kilómetros de este centro de la política sudafricana.

Pero para que todas esas señales alentadoras tengan el sustento ideal deberán ser rubricadas a partir del kick-off, a las 15 hora local ( las 10 de la Argentina; televisará en directo Fox Sports ), en el test-match frente a los Springboks, una prueba por demás exigente para el conjunto argentino en el epílogo de la primera parte de la temporada.

Si se busca un parámetro para entender la complejidad del choque, habrá que tener presente lo que sucedió ante Sudáfrica A, la alineación alternativa del seleccionado local. Como en ningún otro lugar del planeta (ni siquiera en Nueva Zelanda o Australia), el rugby de esta nación hace de la fortaleza física un culto; es la esencia de su juego . La única alternativa es soportar sin desorganizarse el rigor que imponen .

El sometimiento físico es su arma más efectiva. Si hasta las promociones de la TV local muestran una escena del último enfrentamiento, en River, en el cual un sudafricano levanta por el aire con un tackle a un argentino. Así se aguarda la actuación de los venerados Springboks, que se están adaptando a la flamante conducción (será el tercer cotejo con Straeuli al frente).

Los cambios de hombres -habrá cuatro variantes respecto de la alineación que batió a Gales, el 15 del actual- reflejan la situación de los locales. Para ellos, el máximo desafío lo tendrán en el Tri Nations del mes próximo, pero son conscientes de que una caída en camino a la máxima competencia del hemisferio sur podría provocar un efecto negativo.

Se aclaró que existen otros factores, fuera de las estrategias, en este tipo de partidos. Por eso es preciso invocar el catálogo de las cuatro prioridades argentinas:

  • No hay que salir a esperar qué pueden hacer los Springboks. Esa actitud acorralará a Pichot y compañía, y significará sumar una dificultad más a las tantas que ya habrá.
  • Actitud en el tackle, contundencia y multiplicación ordenada para ejecutar un reposicionamiento defensivo rápido (el miércoles último fue lento).
  • Criterio y audacia para atacar, manejando los tiempos al ritmo que les conviene a los Pumas. Los argentinos no están acostumbrados al vértigo y lentificando los movimientos podrán tener el control.
  • De ninguna manera se puede ceder en la posesión; conservar y saber aprovechar cada pelota conseguida será vital. Hay que tener cuidado de no regalar la posibilidad de un contraataque.
  • Los forwards nacionales cargarán con el peso del partido ; la lucha de los packs marcará quién tendrá mejores oportunidades para concretar su estrategia.
  • La última vez que los Pumas y los Springboks estuvieron frente a frente, en el estreno del estadio Monumental para el rugby, la selección argentina quedó al borde de la hazaña (cayó por 37-33) , y el último miércoles los chicos de la Argentina A también tuvieron una actuación épica.

    Antecedentes históricos existen varios, pero por los más recientes se sabe que los Pumas son una formación capacitada para ofrecer batalla a los poderosos.

    Y ésta es una nueva ocasión para comprobarlo.

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?