Espíritu olímpico y romper con los prejuicios, la gran lección del rugby femenino en los Panamericanos