Un cierre de año casi ideal

Por Santiago Roccetti
(0)
2 de diciembre de 2001  

Se apagan las luces en Núñez. Acaba de terminar la última función del año de los Pumas y en la multitud aún están frescas las sensaciones del duro choque ante los All Blacks y de lo cerca que se estuvo de la hazaña . Era lógico, justificado y se comparte el estado de excitación. Con el resultado bien caliente, los únicos comentarios se refieren a la gran actuación en el Monumental. Sin restarle mérito a lo realizado, la intención es ir un poco más allá en el análisis.

Se propone desde aquí ensayar una mirada profunda de lo ocurrido en el año, considerando "un capítulo aparte" -por una cuestión de realizar un justo análisis- los resultados y las dos experiencias frente a los neozelandeses. Porque, en definitiva, es así como corresponde tratarse, dadas las desigualdades existentes.

Acaba de concluir una sobresaliente etapa del seleccionado argentino. ¿Por qué? Porque se ganaron los partidos que había que ganar -eso antes no era tan así-, aunque queden las espinas de NZ Maories y Escocia A; porque se jugó mejor que en el año 2000; porque al equipo se lo nota compacto, y porque parece ser que asumió la convicción de que puede ser protagonista. Además, en el plano individual, se vieron producciones de alto vuelo. Cada uno aportó desde su función. Nadie se guardó nada, razón por la cual el conjunto ganó en solidez.

La selección argentina consiguió el respeto y un espacio distinguido. Eso vale, y cómo, para extender el desarrollo que tuvo. No se deben bajar los brazos; tal vez, algún día, aunque sea por un instante, se pueda decir que los Pumas alcanzaron a los neozelandeses.

// // //

Cada vez se achican más los tiempos para la próxima Copa del Mundo, y 2002 será decisivo para perfeccionar el estilo de juego y para sostener a los hombres que tendrán que alcanzar la máxima cita en la plenitud. Esa será la hora de las exigencias y los reclamos; en este momento del proceso Loffreda-Baetti no aparecen cuestionamientos. Los integrantes del plantel nacional saben que se transita por el camino correcto y nada les debe hacer perder el rumbo.

La rozó la hazaña. Fue un cierre de año casi ideal.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.