Un mensaje para el fútbol

En Sudáfrica-Argentina, dos tries fueron convalidados tras revisar las acciones por TV; en otros deportes pasa lo mismo
(0)
27 de junio de 2002  

Mientras el fútbol, en Corea y Japón vivió el Mundial de la controversia, el de los fallos insólitos, el de los tantos no convalidados, desde Sudáfrica, el rugby, como ocurre en otros deportes, les lanzó un mensaje a los popes de la FIFA. En Pretoria, dos tries fueron convalidados luego de revisar las jugadas por TV. La comparación respecto de lo que ocurre en Oriente, entonces, fue inevitable. Y arrojó el interrogante: si el rugby, el basquetbol (NBA) o el béisbol apelan a los adelantos tecnológicos, ¿cuánto deberá esperar el deporte más popular del mundo para aplicar un sistema similar?

Pero volvamos al rugby. Como se dijo, a través del videoref (un árbitro que consulta todas las repeticiones televisivas desde un palco), el árbitro Jamiel Tanday -de floja labor- convalidó dos tries: uno de Dean Hall, de Sudáfrica, y otro de Pedro Sporleder, de los Pumas. En el rugby, desde hace dos años la International Board -entidad que rige el deporte- utiliza los videos como ayuda en los test-matches, luego de que el sistema fue probado con éxito en el Súper 12.

Inmediatamente, se piensa que este Mundial de fútbol, al que le quedan dos partidos por disputarse, podría haber corrido una suerte totalmente distinta si los árbitros hubieran contado con la posibilidad de consultar las filmaciones. De esta forma, por citar sólo un caso, España le habría ganado a Corea 1 a 0 y el gol de Morientes no hubiese sido incorrectamente anulado por el árbitro Ghandour. El egipcio cobró erróneamente que la pelota salió del campo cuando Joaquín lanzó el centro que el hombre de Real Madrid cabeceó a la red. Pero la historia fue al revés: Corea ganó por penales y alcanzó la semifinal...

Sin embargo, lejos está de la mente de la FIFA aprovechar la tecnonología para erradicar dudas. El presidente Joseph Blatter negó esta posibilidad recientemente en forma contundente. Es más: en algunos estadios se ordenó apagar el sistema de televisación por pantalla gigante porque la reiteración de fallos controvertidos podía alterar a los espectadores, que veían en las repeticiones cómo las sanciones eran desacertadas.

En el mundo, hay distintas situaciones en las que las grabaciones juegan un papel importante. En la NBA, los dueños de las franquicias están evaluando la posibilidad de tomar el testimonio de la TV para resolver algunas decisiones dudosas de los árbitros. El propósito de la organización es convertir en juez a la televisión ante alguna jugada polémica, pero sólo en los últimos dos minutos del partido. El basquetbol universitario ya implementó el uso de la TV para la última acción de un partido parejo.

"Aunque humanamente resulte entendible, no se puede permitir que un equipo gane o pierda un partido por culpa de una decisión incorrecta; mucho menos cuando tenemos a nuestro alcance soluciones para hacer bien las cosas", fue la clara y concreta reflexión sobre el tema de David Stern, el hombre más fuerte de la NBA.

Desde hace dos años, el hockey sobre hielo detiene el partido y chequea la repetición de la TV ante la duda por una invasión del semicírculo del arquero u otra acción crucial de gol.

El fútbol americano pone a disposición del árbitro un televisor y una cabina cerrada, al borde de la cancha, para revisar cualquier acción. Además, en un palco de la tribuna se encuentran tres jueces que analizan las acciones por televisión y tienen conexión directa con el árbitro de campo mediante una chicharra , que alerta de cualquier decisión errónea o aclara una jugada controvertida.

Y algo más. En el beisbol existen seis estadios donde se colocaron cámaras de persecución óptica que siguen con precisión milimétrica la trayectoria de la bola y determina si la acción es buena o nula. En la próxima temporada otros seis estadios incluirán el mismo sistema. Al menos en el béisbol ya están convencidos de que en pocos años no se necesitarán más árbitros humanos.

En nuestro polo, cuando los dos jueces de cancha no se ponen de acuerdo en un fallo consultan con el tercer hombre, que muchas veces mira en su monitor la repetición de la jugada antes de informar su opinión. Asimismo, varios de las sanciones aplicadas por la Asociación Argentina de Polo se basan sobre imágenes televisivas. En contrapartida, la AFA, como la entidad madre FIFA, no aceptan las filmaciones como prueba.

El debate recién empieza...

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?