Un rival que esta vez no fue el dilecto

Más allá de la caída de ayer con Australia, es el oponente con el que más a gusto se siente la Argentina por juego e historia
González Amorosino en el histórico triunfo 21-17 del año pasado
González Amorosino en el histórico triunfo 21-17 del año pasado Fuente: Archivo
Más allá de la caída de ayer con Australia, es el oponente con el que más a gusto se siente la Argentina por juego e historia
Alejo Miranda
(0)
25 de julio de 2015  • 22:29

MENDOZA.– Cuando la Argentina ingresó en el Rugby Championship en 2012, Australia estaba en el tercer escalón del ranking mundial de la entonces denominada IRB. Cuando comenzó la versión actual, había caído al sexto lugar. El gran triunfo sobre Sudáfrica en el debut le permitió recuperar una posición, algo que la victoria de ayer frente a la Argentina no alteró. El retroceso en el escalafón da cuenta del irregular andar de los bicampeones mundiales (1991, 1999) en estos tres años, algo que podría extenderse a su historia rugbística. Los Pumas en ocasiones han sabido capitalizar esta situación, aunque en otras fueron víctimas del poderío del conjunto amarillo.

Es imposible soslayar el éxito ante los Wallabies del 4 de octubre de 2014 en esta ciudad, por 21-17, histórico para el rugby albiceleste por haber sido el primero en el Championship. Como dijo Juan Imhoff, autor de un try aquella noche: "Ese día llovió y teníamos cucharas; otras veces el agua nos agarró con tenedores en la mano". En muchos de los 15 encuentros anteriores se había estado muy cerca del triunfo, incluidos dos partidos en suelo oceánico (23-19 en Gold Coast 2012 y 14-13 en Gold Coast 2013). Sólo una vez la diferencia fue abrumadora, en el cierre de la temporada 2013, la de peor campaña de los argentinos, marcada por rencillas internas que desembocaron, tras la caída por 54-17 en Rosario, en la renuncia del entrenador Santiago Phelan.

Pero más allá de este certamen, Australia ha sido para los Pumas fuente de grandes satisfacciones. En primer lugar, es la única de las tres potencias del sur a la que se logró vencer, sin contar el éxito de 1982 sobre Sudáfrica bajo la denominación de Sudamérica XV.

Además, fue frente a los Wallabies la primera victoria contra una potencia. Se dio en 1979, cuando los Pumas se impusieron por 24-13 en Ferro, en el primer enfrentamiento entre ambos países. Dos tries de Rafael Madero y 18 puntos con el pie derecho de Hugo Porta (incluidos tres drops) propiciaron la hazaña. Hasta ese año, el seleccionado argentino podía jactarse sólo de éxitos ante equipos que no otorgaban la categoría de test-match, como Junior Springboks (en 1965), Gales XV (1968), Escocia XV (1969), Irlanda XV (dos veces en 1970) y SA Gazelles (1971 y 1972), más allá del empate con Inglaterra XV en Twickenham (1978).

Cuatro años más tarde, en 1983, los Pumas consiguieron en Brisbane su primer gran triunfo en un test-match fuera del país, cuando derrotaron por 18-3 a Australia. Aquella épica victoria en Ballymore Stadium quedó en la historia por el avasallante scrum argentino, que arrasó al de los Wallabies de tal forma que no se ve algo así en partidos internacionales desde hace décadas. Con esa formación se consiguió el par de tries de los terceras líneas Buenaventura Mínguez y Tomás Petersen, y Porta hizo lo suyo con un drop, un penal y las dos conversiones. Aquel triunfo ayudó a que quedaran en el recuerdo Enrique "Topo" Rodríguez, Andrés "Perica" Courreges, Serafín Dengra (una primera línea notable), Gustavo "Tati" Milano, Eliseo "Chapa" Branca, Madero y Marcelo Loffreda, nada menos.

Ante a los Aussies, los Pumas se hacen respetar en terreno propio, al punto de que sus huéspedes nunca ganaron una serie de dos partidos, sobre tres jugadas (1979, 1987 y 1997), pero en Australia los locales ganaron tres (1986, 1995 y 2000) y empataron una (1983).

La relación entre el rugby australiano y el argentino es casi idílica. Daniel Hourcade es gran admirador del estilo de los amarillos y copió muchas de sus estructuras, sobre todo en el ataque. Se dieron el ingreso a disputar la Copa Pacific en 2013 y entrenamientos en conjunto con equipos australianos de Super Rugby, entre ellos, Waratahs, de Michael Cheika. El actual entrenador de los Wallabies, que fue sondeado para suceder a Phelan, aportó mucho y es confeso simpatizante del jugador argentino. Hoy Mario Ledesma es entrenador de scrum de los Aussies, como en otros años lo fue Patricio Noriega. Pato incluso llegó a vestir ambas camisetas, lo mismo que Topo Rodríguez.

Sin embargo, el vínculo no siempre fue así. Australia, de la mano de su antiguo CEO John O’Neill, fue la unión que mayores obstáculos puso para que la Argentina ingresara en el Rugby Championship. Y entre 2003 y 2012, Pumas y Wallabies no se enfrentaron ni una vez.

Al margen de la clara victoria aussie de anoche, Australia, con sus vaivenes, ha sido para los Pumas el rival preferido entre las potencias del sur.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.