Ruggeri, como en la época de caudillo