Elisa Cobanea, una atleta sin fecha de vencimiento