Buenos Aires, una maratón sin premio

La prueba callejera más importante del calendario nacional no entregará dinero para los ganadores; una grieta que separa al atletismo del running
Damián Cáceres
(0)
25 de agosto de 2015  • 14:56

"Buenos Aires, la maratón más grande del hemisferio sur". El slogan del sitio web, tan rimbombante como real, incluye a la media maratón de la Ciudad. Carreras que, distantes cinco semanas entre sí, aglutinarán a cerca de 30.000 inscriptos. De acuerdo a datos oficiales, el año pasado, en los 21K se anotaron 20.216 atletas; mientras que para los 42k, 10.335. Esta última, cifra récord para la distancia. La Asociación Civil de Carreras y Maratones Ñandú, organizadora de ambas carreras, afirma que la maratón es un evento cultural y deportivo para la ciudad de Buenos Aires y que su objetivo es promover el deporte, el atletismo y el running a nivel nacional.

Ahora bien, aplicando dicha lógica de apoyo surge un interrogante que se desprende de una cuenta casi rudimentaria. De los 10.000 posibles participantes en la maratón, a un valor de 395 pesos cada uno (los extranjeros abonan 80 dólares), en inscripciones, sólo en inscripciones, se recaudarían, en promedio, más de 3.950.000 pesos. A priori, un número importante que, lógicamente, se verá incrementado por la presencia de distintos sponsors (marcas deportivas, de tecnología, de hidratación y demás empresas) que, en su mayoría, invierten para tener gran visibilidad antes, durante y después de la competencia.

De todo esto, lamentablemente, el atleta de elite no recibirá absolutamente nada en premios monetarios ya que la organización informó, también en su sitio web, que no recompensará el esfuerzo de los más destacados.

Premios:

Entonces, ¿cuál es el apoyo de un evento de semejante envergadura al deporte, al atletismo y al running a nivel nacional? ¿Cómo se explica que mientras la maratón de Mar del Plata otorgará 117.000 pesos en premios (25.000 al ganador, tanto en damas como en caballeros), Buenos Aires omite un punto sensible que hace al prestigio de una carrera que se asume como la más trascendente del hemisferio sur? Queda en evidencia una notoria contradicción que prescinde del apoyo a los atletas de elite. Otro ejemplo opuesto y gráfico surge en Chile, donde el ganador de su maratón se llevó, en abril pasado, 20.000 dólares.

"Queremos que la gente se vuelque a las calles, viva una fiesta y sienta como propia la maratón, tal como ocurre en Nueva York", es una de las frases que se repite desde la organización desde hace varios años. Palabras que caen en un saco roto, ya que Buenos Aires se transformó en una maratón sin premio.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.