Opinión. Sale Cambiasso: el ejemplo de José