Tenis. Sampras, una lógica barrera para Rodríguez