San Lorenzo apuesta a la unión

Afectados por la polémica entre Miele y Ruggeri, la intención de los jugadores es reencontrar la paz.
Afectados por la polémica entre Miele y Ruggeri, la intención de los jugadores es reencontrar la paz.
Ariel Ruya
(0)
23 de marzo de 2000  

Dicen que sólo por ellos el cuerpo técnico sigue en pie. Aseguran que apenas su voto de confianza fue suficiente para no quebrar un proyecto. Que fueron los jugadores de San Lorenzo los responsables de que Oscar Ruggeri no diera el portazo final. Los días pasaron sin tregua;ahora, el plantel azulgrana apuesta más allá: a la unión entre los dirigentes y el cuerpo técnico, una misión difícil, cercana a la ilusión.

"Nos puso mal lo que pasó. Para que un equipo salga adelante tienen que estar bien todos: los jugadores, el cuerpo técnico y los dirigentes. Lógicamente estas cosas afectan, pero bueno... ya pasó. Ruggeri sabe que siempre tuvo nuestro apoyo. Pero no es bueno que pasen estas cosas: todos tenemos que tirar para el mismo lado", comentó Raúl Estévez, horas después de la victoria por 2 a 0 ante Junior, por el Grupo 5 de la Copa Libertadores.

La propuesta nació espontánea, no hubo reuniones de grupo, aunque sí algunas charlas privadas. Todos quieren la paz. Leandro Romagnoli siguió el discurso. "La discusión entre Ruggeri y Miele fue antes del partido. Después, Oscar nos dijo que no teníamos que meternos porque era un asunto de él con el presidente y que nosotros debíamos concentrarnos nada más que en lo nuestro, que es jugar al fútbol." Así fue, nomás. El DT primero se ofuscó con el plantel, que le brindó su mano; luego, aún sorprendido, agradeció el apoyo.

"Bueno, sí, Oscar nos dijo que no nos metiéramos, que no era nuestro problema, pero nosotros lo bancamos a muerte y queremos que todo marche bien entre todos", admitió Guillermo Franco, sin entender las razones de las diferencias. "No sé por qué se pelearon, no lo puedo entender", confesó.

Abrazados por las palabras, las frases continuaron el mismo camino: el de la reconciliación. El arquero Gustavo Campagnuolo fue la última muestra. "Es un tema de ellos y creo que ya lo arreglaron. Yo no quiero hablar mucho de lo que pasó, pero es obvio que quiero que todo mejore, porque si no nos perjudicamos nosotros mismos", aclaró.

Pero los más escépticos cuestionan la tibia tregua que se generó en los últimos días. Pocos creen en el cese del fuego. "Lo que ocurrió fue en el vestuario y tiene que quedar entre nosotros. El tema está terminado por respeto a San Lorenzo", dijo Ruggeri. "No fue como salió en los diarios, con Oscar está todo bien. Si para él San Lorenzo es su casa", fue la última respuesta de Miele. Al menos, los futbolistas creen en la paz.

Una cuestión de marketing

A mí todos me atacan porque no entienden la idea del gerenciamiento en el fútbol. Yo no quiero poner una empresa para que se haga cargo del fútbol, sino ponerla a trabajar en lo referente al marketing, para producir dividendos para el club. ¿Es algo descabellado?", se preguntó el presidente Fernando Miele, horas después de la fuerte discusión que mantuvo con el dirigente Jorge Aldrey.

Por: Ariel Ruya

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.