F1: el Gran Premio de Luxemburgo. Schumacher-Irvine: el 1-2 de Ferrari en el momento justo