Deberá volver a su antiguo casco. Schumy, en jaque