Scioli: "El deporte debe autofinanciarse"

El nuevo secretario de la cartera dijo que se utilizarán los recursos de Casinos y del Prode; no descartó el aporte de empresas y buscará impulsar la actividad social
Carlos Beer
Leandro Murciego
(0)
30 de diciembre de 2001  

Piso 20 del edificio Olivetti, ubicado en Suipacha y Santa Fe. Allí funciona la nueva sede de la Secretaría de Deportes y Turismo. Las llamadas telefónicas no cesan. Hay corridas, gritos, aceleración, sensación constante de vorágine. Daniel Scioli , ex campeón mundial de motonáutica y ex presidente de la Comisión de Deportes de la Cámara de Diputados, trata de acomodarse lo más rápidamente posible a su nuevo puesto. No son tiempos de calma, aunque el nuevo secretario de Deportes y Turismo parece estar a gusto con la adrenalina.

"No puedo negarlo: era un puesto que estaba esperando . Quería tener un cargo ejecutivo para mostrar de lo que soy capaz. Ahora que lo tengo, no lo pienso dejar pasar", dice el hombre que asegura estar en el mejor momento de su vida política. Y en un breve respiro, Scioli, en su flamante función, se sienta en su cómodo despacho con vista al río y contesta una a una las preguntas.

-¿Cómo será el traspaso de la gestión de Marcelo Garraffo a la tuya?

-La idea es que no sea traumático. Se mantendrán los directores nacionales que accedieron por concurso durante la gestión de Hugo Porta. Ellos son los especialistas para encarar el deporte de alto rendimiento, el social y hasta la parte administrativa. Partamos de la base de que en el deporte existía un importante programa con resultados concretos en el área del alto rendimiento. Nuestra gestión le agregará un importante impulso al deporte social.

-En medio de tantos problemas sociales y económicos, ¿qué lugar le da Adolfo Rodríguez Saá al deporte?

-Un lugar primordial, porque lo considera como un importante generador de acción social, que no sólo permite sacar a los jóvenes de las calles y alejarlos del flagelo de la droga, sino que además es un gran motor de nuevos puestos laborales.

-¿Su gestión apunta a profundizar la parte social del deporte?

-Es uno de los principales objetivos. Teniendo en cuenta los tiempos en los que vivimos, es importante la creación de los 50 mil puestos de trabajo distribuidos en los clubes barriales de todo el país, como se acaba de hacer. Para fines de febrero próximo estamos programando las finales de los Juegos Deportivos Nacionales, que quedaron pendientes por falta de fondos en este 2001. Y después vamos a relanzar los Juegos Evita.

-¿Cual será el pedido presupuestario para el año 2002?

-El deporte debe autofinanciarse con los recursos del casino flotante y los del Prode, que lo vamos a simplificar para hacerlo más simple y atractivo.

-¿Pero cuál sería el monto que necesitaría la Secretaría de Deportes para funcionar en forma normal?

-Hay que elegir entre lo ideal y lo posible. Creo que con lo del casino (10 millones de pesos) y lo del Prode (unos 5 millones) ingresarán 15 millones anuales. Si racionalizamos los gastos y hacemos un uso medido de los fondos, podremos llevar adelante la gestión.

-¿Cómo se distribuirán esos recursos?

-Los recursos serán para los atletas, los entrenadores y las federaciones. Si sobra algo, veremos en qué lo gastamos. La mesa de decisiones tiene que tener un carácter federal importante, con las delegaciones deportivas de todo el país. El mejor ejemplo fue el del viernes último, cuando reunimos a los representantes del Comité Olímpico Argentino, la Confederación General de Deportes y los representantes deportivos. Acá, al deporte lo salvamos entre todos o no lo salva nadie.

-¿O sea que la política deportiva se mantendrá?

-Sí, y debe quedar bien en claro: la política de alto rendimento no se puede interrumpir. El atleta no puede tener la incertidumbre de que cada vez que hay una gestión nueva, se vuelve a empezar y otra vez todo arranca de foja cero. No, eso no.

-¿La sponsorización sería otra de las maneras de obtener fondos para el deporte amateur?

-Es que así debe ser; si no, estaríamos dando ventajas terribles en todo el mundo. Nuestros atletas tienen unas condiciones naturales enormes, pero hoy eso no alcanza en el alto rendimiento. Hay que agregar tecnología y apoyo logístico, y para eso se necesita dinero. Entonces, dos de las posibilidades son la sponsorización y la ley del mecenazgo para el deporte social, que ya tiene media sanción en el Congreso. Este proyecto fue tomado de Italia, donde hay deportes que reciben un gran apoyo económico por parte de las empresas.

-De uno a diez, ¿cuál es la realidad deportiva con la que te encontraste?

-El deporte argentino está en un muy alto nivel en cuanto a su historia y el potencial, y muy bajo en relación a la importancia que se le da a toda la preparación previa a la hora de ganar una medalla. Eso sí: en nuestro país siempre hubo políticos que se acercaron a la hora de festejar las medallas y salir en las fotos.

-En tres meses de gestión, ¿se puede cambiar la realidad?

-No, pero lo que sí se puede hacer es cambiar el rumbo, las tendencias, poner en marcha programas que generen reacciones inmediatas. Y a eso apuntamos nosotros.

-¿Pero tu objetivo son sólo tres meses?

-Hoy, en la Argentina en que vivimos, como están las cosas, no puedo ponerme a especular si voy a estar dos semanas o tres años. Yo tengo que dejar todo lo mejor de mí y listo.

-¿De qué te sirvió la experiencia legislativa para este cargo?

-Seguramente las experiencias que me dieron estos cuatro años de recorrer el país, de contactarme con la gente y el bagaje legislativo lo podré capitalizar desde esta nueva función, que te exige una mayor celeridad y precisión. Para decirlo más fácil: yo voy a patear todas las puertas que haya que patear para defender a la comunidad deportiva.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.