En pleno horario de oficina. Scola jugó en la calle Florida