Se dieron conquistas históricas

Por Gabriela Padín Losada
(0)
31 de diciembre de 2001  

El año que finaliza quedará en la historia como el más exitoso para el hockey sobre césped nacional en lo que se refiere a actividad internacional. Marcó la consolidación del seleccionado femenino como uno de los mejores del mundo y la vuelta de los varones al primer nivel mundial. Además, como yapa, los excelentes resultados alcanzados por los equipos Sub 21 permiten soñar con un futuro auspicioso.

Luego de la medalla plateada obtenida por las chicas en los Juegos Olímpicos de Sydney, quedaba la duda sobre la continuidad que las Leonas podían tener, sobre todo porque tenían el antecedente del fracaso de Atlanta 96, luego del subcampeonato mundial que consiguieron en Dublín. No todos los equipos tienen la grandeza para sostenerse en la cima; las Leonas la tuvieron y este año se consolidaron y mejoraron esa posición al obtener el Champions Trophy en el que participaban los seis primeros conjuntos de Sydney 2000, que marcó el primer título en la categoría mayor.

Pero no todas fueron rosas para las Leonas. En las series internacionales que jugaron ante su público dejaron imágenes contradictorias. Frente a Australia sobraron talento y buen juego. En el final del año primero fueron cuatro partidos ante Alemania que ganaron con facilidad; después llegaron las tres derrotas consecutivas ante Holanda, la obtención del Tres Naciones y un triunfo y dos empates ante el débil equipo español.

Para los varones, luego de no haber estado en Utrecht 98 y de no alcanzar un lugar para Kuala Lumpur 2002 en la Copa de las Américas, renacieron de las cenizas y se quedaron con el Premundial, lo que significó una plaza en el Mundial de Malasia. La única deuda fue, a pesar de ser candidatos, haberse quedado con la medalla de bronce en el Champions Challenge de Malasia.

Los juniors, tanto de damas como de caballeros, jugaron sus mundiales y fueron subcampeones, lo que demuestra un muy buen trabajo del cuerpo técnico de ambos seleccionados.

En el ámbito local, no todo fue éxito. Lomas A se quedó con el título femenino en damas y Quilmes A lo hizo en caballeros, en torneos deslucidos en los que no estuvo ausente la eterna discusión de si se los debe parar o no cuando los seleccionados tienen actividad.

El hockey vivió un año histórico. El desafío, ahora, es mantener el nivel y, en la medida de lo posible, superarlo. El año próximo, ambos seleccionado jugarán sus mundiales y las chicas participarán otra vez del Champions Trophy, como para seguir haciendo historia.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.