"Se había puesto difícil"

Hakkinen no olvidó el trompo que casi le cuesta la carrera.
Hakkinen no olvidó el trompo que casi le cuesta la carrera.
(0)
28 de agosto de 2000  

SPA-FRANCORCHAMPS.- Radiante y agotado al mismo tiempo, el finlandés Mika Hakkinen (McLaren-Mercedes) calificó de "increíble" y "extraordinaria" no sólo su victoria en Bélgica, sino también la maniobra que le permitió superar al alemán Michael Schumacher (Ferrari) sobre el final de la carrera.

Esta vez no había motivos para que Hakkinen no se mostrara exultante y abandonase su habitual seriedad. Atrás había quedado uno de los sorpassos más importantes del torneo y que bien puede valerle su tercera corona.

"Fue difícil, muy difícil. Normalmente es complicado superar una máquina, especialmente cuando hay otra delante de ésta. Pero superar a las dos es rarísimo. Digamos que Ômaté dos pájaros de un tiro´", dijo Hakkinen, líder de la Fórmula 1 a sólo cuatro fechas del final.

Evidentemente, la maniobra en la que conquistó la vanguardia a pocos kilómetros del final, y que le valió llevarse el triunfo y cuatro puntos más de ventaja en el torneo, fue el tema casi excluyente. Sin embargo, consciente de que todo pudo haber terminado cuando realizó un trompo, hizo referencia a ese momento.

"Fue increíble, toda la carrera fue extraordinaria y mucho más si pienso que la situación se había puesto difícil después del despiste que sufrí en la 13a. vuelta. Toqué una línea blanca y giré. Fue un giro de 180 grados que no estaba previsto. Los cordones son difíciles en Spa, son muy resbaladizos. Tuve suerte de seguir en la pista y de mantener el motor encendido", siguió el finlandés.

Hakkinen contó que tras la segunda parada en los boxes advirtió que su máquina ya estaba mejor y que, con la pista seca, su McLaren fue claramente superior a la Ferrari de Schumacher. Tanta alegría, sin embargo, no lo saca de la realidad.

"No me siento campeón. Aún quedan cuatro carreras y llevo sólo seis puntos de ventaja. Desde mañana pensaremos en Monza. Allí también intentaré ganar, pero haré todo lo posible ante todo para subir al podio", explicó.

Para corroborar lo antedicho, el campeón confirmó el futuro trabajo de su equipo:"Ahora vamos a concentrarnos en los ensayos de la próxima semana en el autódromo de Monza. Estos serán muy importantes, porque el trazado fue modificado. Seguramente habrá nuevas cosas para aprender sobre el gran premio de Italia", agregó.

Hace un mes, muchos pensaban que el campeón no estaba motivado para buscar otro título. Hoy, la situación es diametralmente opuesta.

En Monza, dentro de trece días, Hakkinen sabe que será más visitante que nunca, ya que tendrá que pelear contra los miles de hinchas de Ferrari que alentarán a Schumacher para revertir la situación. Pero, entonado por lo realizado ayer, nada parece asustarlo.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.