El torneo Clausura. Se salvó del infierno