El Masters 1000 de Miami. Se terminó la ilusión de Dulko en Key Biscayne