Polo. Sebastián Merlos: "¿Presión? Ninguna; me bancan a muerte mis tres compañeros"