Segura y Tinelli saben que el tiempo se agotó