Punto de vista. Señores, que siga el baile