"Si meto una mano en los 63 kilos, mis rivales se caen"