Un aval bancario, la alternativa. Sigue la lucha por Norberto Fontana