El conflicto de la NBA. Siguen las reuniones, pero todo está igual