Suscriptor digital

Silva heredó el triunfo tras las eliminaciones polémicas

El chaqueño (Honda) ganó luego de ser penalizados Ponce de León, Martin y Furlan, que lideraban la carrera
Roberto Berasategui
(0)
21 de agosto de 2000  

L a atención siempre estuvo fuera de la pista. Nunca sobre el asfalto. Porque los sobrepasos en un circuito muy rápido pero sin lugares para jugarse con una maniobra arriesgada arrojaron una carrera sin emociones. Pero además de la fría pista, acompañada por el fervor de las tribunas pobladas como pocas veces logró el Turismo Competición 2000, los boxes fueron un hervidero.Las sanciones y las penalizaciones fueron el eje de una jornada por demás controvertida.

En medio de tantos inconvenientes, JuanManuel Silva, con un Honda Civic, se impuso en el autódromo OscarAlfredo Gálvez, el escenario porteño que tan bien le cae al chaqueño, ya que es la cuarta vez que triunfa en la mejor vidriera del automovilismo nacional.

Por repercusión, por importancia, por la relevancia que tiene para los anunciantes, la carrera de Buenos Aires es la más ansiada por los pilotos. Y Silva lo sabe.

Pero más allá del aura propia del autódromo porteño, la competencia entrega veinte puntos, como cualquier otra. Y por eso el piloto de Honda quiere sumarse a la lista de candidatos al título, ya que es el noveno piloto ganador en igual cantidad de pruebas en la temporada.

Silva no era candidato al triunfo. El rendimiento de su máquina no se mostraba contundente y delante de él largaban rivales con mayores posibilidades de victoria.

Y en ese análisis previo, los Ford llevaban ventaja. Henry Martin, desde la pole, y Gabriel Ponce de León, cuidándole las espaldas, se convertían en una barrera casi imposible de vencer.

Pero todo se definió apenas el semáforo pasó de rojo a verde. Los dos Ford Escort se adelantaron en la partida, según las autoridades deportivas (ver aparte), y eso determinó la suerte de los hombres de Oreste Berta.

Martin no obedeció la bandera de penalización (pase por los boxes) y luego recibió la bandera negra, a la que tampoco hizo caso y mucho tiempo después se resignó a abandonar la competencia.

Detrás, Gabriel Furlan, con un Mitsubishi con una buena puesta a punto (probó en el circuito Nº 8 los últimos días), intentaba superar a OmarMartínez (Honda Civic).Pero un toque retrasó al Gurí y originó una penalización a Furlan, lo que dejó el camino libre a Silva.

Gracias a las distintas eliminaciones en la punta, JuanMaría Traverso colocó su Toyota en el segundo puesto, la mejor ubicación de la marca y del múltiple campeón en mucho tiempo.

El podio, tan cotizado por los propios pilotos, fue completado por un conductor de una máquina particular: el sanjuanino FabiánFlaqué, que manejó con solidez un Ford Escort del equipo de Luis Belloso.

Más de 25.000 personas disfrutaron del TC 2000.Pese a las escasas maniobras mostradas sobre la pista, la atención se agigantó con las seguidas y controvertidas situaciones originadas tanto en las sanciones como en las expresiones en los boxes.

JuanManuel Silva se llevó el triunfo. Un objetivo muy anhelado para luchar por el título. Y el chaqueño, como buen defensor del título, no quiere abandonar el preciado número que luce a los costados del coche. Como corresponde.

"Por fin se me dio"

P or fin se me dio. Venía de un año muy malo. Las cosas no me salían, pero por suerte esta victoria, y en Buenos Aires, me da una gran tranquilidad. Yo tenía un auto para ganar, pero largar sexto era como algo imposible, porque aquí no se puede pasar. Pero los dos Ford fueron eliminados y después, al ver a Furlan y al Gurí, yo sabía que se iba a producir un toque. Y así fue. Por radio dije al equipo que Furlan pegó a Martínez, para que lo sancionaran. Y quedé primero", comentó Silva, que lució una camiseta de Boca en el podio. Casualmente, el equipo de la Ribera y el auto del chaqueño son patrocinados por la misma empresa de cerveza.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?