La quiebra. Sin decisión por la continuidad