Solo un avión operativo y bajos precios: cómo funcionaba Lamia, la empresa de charters que trasladó a Chapecoense