El Sub 20 argentino: lo malo, lo bueno y lo que le espera en el hexagonal final

Gonzalo Maroni convirtió un gol clave ante Uruguay que destrabó la clasificación
Gonzalo Maroni convirtió un gol clave ante Uruguay que destrabó la clasificación Fuente: AFP - Crédito: CLAUDIO REYES
Alberto Cantore
(0)
26 de enero de 2019  • 22:40

Tardó en destrabar el partido con Perú y también en descubrir el camino rumbo al hexagonal final, pero la Argentina logró el primer objetivo que se trazó par el campeonato Sudamericano Sub 20 de Chile, clasificatorio para el Mundial de Polonia y los Juegos Panamericanos de Lima. En el descuento, de penal, la selección marcó la diferencia mínima y tranquilizadora. El martes, desde las 19.45, en el estadio el Teniente, de Rancagua y frente a Ecuador, el único rival que la superó en el resultado, empezará una nueva historia.

Con dos partidos jugados, la Argentina marchaba última, con un punto, producto del empate en el debut con Paraguay. No fue menos que la albirroja y tampoco en la caída con Ecuador, pero la falta de efectividad la empujó a disputar finales antes de tiempo. La victoria (1-0) en el clásico con Uruguay –gol de Maroni– y resultados de terceros le liberó la ruta; ayer, con un empate ante Perú se aseguraba el pasaje y lo selló en el epílogo. "Todos los partidos fueron diferentes y estoy seguro que en los dos primeros merecimos un poco más. Hoy [por ayer], Perú jugó muy bien. Es un equipo que propone y por momentos nos complicó", señaló el DT Fernando Batista, que a excepción de los arqueros Jerónimo Pourtau y Lautaro Morales utilizó al resto de los 23 futbolistas. Una señal del desgaste físico que implicó jugar cuatro partidos en 96 horas.

Fuente: FotoBAIRES

Al saber que hasta el empate le resolvía la ecuación, la Argentina entró desenfocada al partido. Al minuto de juego, el arquero Manuel Roffo desvió un remate de cabeza de Marcos López que tenía destino de red. El susto paralizó a los juveniles. Elías Pereyra era desbordado con las trepadas del lateral Franco Medina; la ausencia de Santiago Sosa, cumplió la fecha de suspensión, por acumular dos amonestaciones, resultó una baja que el conjunto no pudo disimular. Fausto Vera tomó la posta, pero no tienen las mismas características –Sosa aporta quite, distribución y llegada al área rival–; además, Insaurralde y Moreno tampoco sumaban en la contención. "Nos costaron los primeros 20 minutos, nos complicó el rival. La estrategia era tomar nota del adelantamiento de los dos laterales peruanos y explotar esos sectores. Con la expulsión del defensor [Huerto], el espacio se hizo más grande y tuvimos frescura con Romero y Álvarez para generar situaciones. Pudimos convertir antes", analizó el seleccionador, que tampoco dispuso de Leonardo Balerdi. El zaguero sufrió con Uruguay un corte en los labios y la encía y jugar podía provocarle una infección.

Con Gaich fuera de calibre con el arco –el delantero centro hace un trabajo desgastante pero no está fino de puntería–, De la Vega tuvo una ocasión para romper el cerco peruano. Pero fue Maximiliano Romero, autor del tanto con Paraguay y reemplazante de Gaich, quien, de penal, marcó el triunfo. "Tenemos tres delanteros en buen nivel, porque [Facundo] Colidio jugó poco pero tendrá su chance. Ellos saben que tienen que rotar porque jugamos cada 48 horas", explicó el entrenador.

La Argentina superó el primer corte, ahora debe ir por un objetivo más ambicioso.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.