Honda le quitó su apoyo. Super Aguri da un paso al costado