El ascenso. Temperley: alivio para la tesorería