Temperley, en una tarde de desahogo

Se impuso por 2-0 y mantuvo la categoría; Newell's pareció perdido y hasta con desidia
Ignacio Fusco
(0)
16 de mayo de 2016  

H ubo un solo momento en el que salió el sol en el Sur, y fue tan futbolístico como literal: un minuto antes de que Esparza y Brandán se reunieran en el córner y se pusieran a charlar qué hacer, si tirar el centro al primer palo, al segundo o qué, el estadio gritó el gol de Lanús. Fue, se advirtió, un alivio, una liberación. Inmediatamente, Esparza y Brandán tiraron el córner, Scocco pifió el rechazo, Advíncula perdió la marca y Figueroa, ex Central, le sirvió a su equipo el desahogo de la salvación. Mientras tanto, se abría un cielo lleno de llovizna y salía inesperadamente el sol. Tanto se liberó Temperley que, cuatro minutos después, un jugador (Cólzera) cometió la osadía de picar un pase. Pocrnjic y Advíncula, por torpeza, terminaron por facilitarle la tarea a Esparza, que entró en el arco con pelota y todo.

El primer tiro al arco de Newell's fue un zurdazo de Scocco que Crivelli embolsó... a los 43 minutos del segundo tiempo. El equipo rosarino lució hasta con cierta desidia. Hizo su trabajo Temperley con el anticipo permanente de Boggino y Bojanich, con la colaboración de un Brandán que se mostró siempre y, fundamentalmente, con Esparza, que fue el único jugador que amenazó con alborotar , con crear. Incluso, Matías Sánchez casi convirtió el 1-0 tras un pase suyo, todavía en el primer tiempo. Y otra vez Matías Sánchez rompió desde atrás una jugada que tuvo cuatro pases, de lado a lado, y que había empezado Esparza, ya con el partido 2-0. Para escaparle a un fantasma, el de la B Nacional, Temperley jugó contra otro: Newell's. Jugó, eso sí, con la fibra de quien se quiere salvar.

Dos realidades

Aun apurado o impreciso, Temperley no permitió que la pelota la tuviera Newell's. Asombró la quietud del equipo rosarino. Los laterales no se sumaron nunca al ataque y Scocco debió arreglárselas siempre entre tres rivales.

La habilidad de Esparza

Sólo cuando Gabriel Estarza tenía el balón parecía que algo bueno iba a suceder. Sus acciones empujaron al bloque defensivo de Newell's a cometer muchos errores.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.