Tenis | El Abierto de Australia. Baghdatis, el de la gran hinchada