El Abierto de Australia. Cañas: un cómodo primer paso en Melbourne