Tenis / Opinión. Cómo disimular que se quiere ganar la Davis